POLÍTICOS  INMORALES

mayo 5, 2018 Desactivado Por Editor

Por el Lic. Jorge Guillén Figueroa

 A raíz de las campañas políticas de los tres principales candidatos a la presidencia de la república, (por orden alfabético): Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade Kuribreña y Ricardo Anaya, tanto en su primer debate como en las diversas participaciones de sus respectivos coordinadores en programas televisados, por ejemplo, en el noticiero matutino de Carlos Loret de Mola, dejan apreciar que se ha perdido la moral y la vergüenza entre ellos, sobre todo, cuando tocan el tema de la corrupción. Veamos algunos casos…

Respecto a don ANDRÉS MANUEL, se le ha mencionado el hecho de no haber trabajado durante casi 18 años en los que ha vivido como rey, viajando por diversas partes del mundo con su joven y guapa esposa; de los lujos en que viven los tres hijos de su primer matrimonio; sus tres departamentos en la Colonia Coyoacán de la ciudad de México; de sus propiedades en la ciudad de Puebla y sus ranchos en los estados de Tabasco y Campeche.

Se le ha reprochado cómo siendo Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, su secretario particular, el corruptísimo BEJARANO se llenaba los portafolios de dólares en oficinas de un constructor argentino, para llevarlos después a su jefe. Su Secretario de Finanzas jugando los fines de semana los dineros de nuestros impuestos en la ciudad LUX de las Vegas, U.S.A.

El partido político MORENA de su propiedad, le ha significado un ingreso bruto de aproximadamente 3,000 millones de pesos en tres años, algo así como 83 millones de pesos al mes, y de ahí cobran sus hermanos, hijos, familiares, colaboradores y amigos ¿Se imagina usted…? vida de magnates pues.

De don JOSÉ ANTONIO se ha dicho que fue cómplice de desvíos millonarios por su paso en SEDESOL, más de 300 millones de chuchulucos y también se le ha denunciado el haber sido cómplice de la ladrona ROSARIO ROBLES, cuando ésta manejó los dineros de la multimillonaria SEDESOL. Ambos se despacharon pues con la cuchara grande.

En su paso por la Secretaría de Hacienda Federal, también se le acusa de su sociedad con el guachicolero más poderoso de PEMEX, el eterno corrupto líder del sindicato de dicha empresa, el señor DESCHAMPS.

Del peloncito RICARDO ANAYA, se le acusa de lavado de dinero en la compra venta de su famosa bodega en Querétaro, la de los 54 millones de pesos.

También se le recrimina la vida de multimillonario que se dio con su esposa e hijitos en una ciudad de los Estados Unidos de Norteamérica y de sus constantes viajes en áreas de lujo en los aviones que lo llevaban cada fin de semana a visitarlos.

Los tres principales aspirantes a gobernarnos se han dicho públicamente y ante las cámaras de la televisión nacional y ante millones de mexicanos que los hemos visto y oído “ratas y corruptos”.

Ya no les da pena o tantita vergüenza.

Dijera la viejita de mi pueblo: “ya no hay pudor de DIOS…”

La moral, la dignidad y la vergüenza se han perdido.

Los tres principales aspirantes a ocupar la silla presidencial de Palacio Nacional han prostituido los principales valores de la política.

¿Usted qué opina apreciable lector?

En lo personal me da pena y coraje. Pobre de nuestro querido México al que piensan gobernar y saquear por otros seis largos años. Seis años más de corrupción e impunidad.