EL  DEBATE

mayo 3, 2018 Desactivado Por admin

Por el Lic. Jorge Guillén Figueroa

Por fin le llegó el tan esperado día del primer DEBATE y este se llevó a cabo.

Los cinco presidenciables muy elegantes. Todos de traje y corbata. Doña MARGARITA enfundada en un sobrio vestido de color oscuro en contraste con un gazné blanco.

Dentro de lo que cabe, todos muy respetuosos y ajustándose a las formas y a los tiempos. Los moderadores también a la altura. Uno de TV AZTECA, una de TELEVISA y la guapa AZUCENA de otra emisora. Todos muy propios y seguros en sus actuaciones de moderación.

La locación muy sobria, regia, elegante. Nada que pedir.

Claro que ANDRÉS MANUEL fue el blanco de la mayoría. Lógico, tenía que ser, era quien encabezaba las encuestas de popularidad. Controló su carácter. No se exaltó. Se controló. No cabe duda que obedeció a sus asesores. No se salió del huacal.

MEADE y ANAYA, se dieron buenos golpes como en dos o tres rounds.

Creo que hay personas que no nacieron para líderes. Su cultura y preparación ahí se quedan, enfundadas en una personalidad que no “levanta”, como dice la viejita de mi pueblo: “son cuerpos sin almas…” El señor MEADE es de ellos.

ANAYA, a pesar de los constantes ataques que le hicieron respecto a la corrupción de su famosa bodega, “la de los 54 millones de pesos”, demostró  inteligencia y rapidez de pensamiento en sus expresiones y conceptos.

Doña MARGARITA, con su carita angelical “no hizo ni deshizo”. Entre la defensa que realizó en favor de la gestión de su marido don FELIPE, y los minutos que dedicó a la importancia de la mujer en la vida pública, como que pasó demasiado gris.

En cambio el sabor y color de la noche los puso el famoso BRONCO. Su peculiar propuesta de quitarle la mano al político ladrón fue la más criticada por los medios que se convirtieron en sus más atroces juzgadores, sin embargo a millones de mexicanos nos cayó muy bien. Lamentablemente, y en caso de que llegara a cuajar, pues nos quedaríamos con un país de mancos, y ello pues…

Total, hubo de todo, desde algunas propuestas más o menos serias y dignas de tomar en cuenta, hasta situaciones de chascarrillo y risa.

A los 11.5 millones de televidentes que con tanto entusiasmo vimos y escuchamos el tan esperado DEBATE, nos obsequió nuestra pantalla electrónica un buen espacio de diversión y entretenimiento.

Las encuestas de los medios escritos y electrónicos, al día siguiente dieron el triunfo, por un considerable margen, al peloncito del PAN, PRD Y MOVIMIENTO CIUDADANO. Y en ello no hubo sorpresa alguna. Ya se venía diciendo por la opinión de los que saben que así sería, pues en su campaña ha venido demostrando un pensamiento claro y ligero apoyado en una oratoria inteligente y amena.

Sin embargo usted y yo tenemos nuestra propia opinión y quizá no concuerde con la de los medios. Muy respetable pues.

Algo queda más o menos claro: la disputa final estará entre el jovencito de los lentes y el señor del pelo plateado.

ANAYA Y ANDRES MANUEL se estarán jugando un volado que tardará más o menos 60 días en definirse.

Usted a que le va: “águila o sol…” Pronto sabremos.